Mr.RIGHT | A love & shoes story

Consejos de Mr. RIGHT para una boda navideña

boda navideña

Celebrar una boda navideña puede parecerte algo abrumador. Bastante tienes con planificar un mes ya repleto de celebraciones, cenas de trabajo, compras, compromisos profesionales y reuniones familiares como para, encima de todo ello, celebrar tu boda. ¿A quién se le ocurre? ¿No estás ya bastante estresada? ¿Y tus familiares y amigos? ¿No son malas fechas para ellos también?

Desde Mr. RIGHT queremos transmitirte que una boda en estas fechas sí tiene razón de ser, además de ofrecerte algunos consejos de decoración para una boda navideña. Porque creemos que no hay momento malo para casarse, sino todo lo contrario. Siempre es buen momento para el amor, porque el amor no entiende de fechas ni de festividades…

Las ventajas de una boda navideña

Quizá no tengas una boda navideña por elección, sino que haya surgido así por algún motivo en especial. O es posible que hayáis decidido que es la mejor fecha, simplemente porque os gusta o porque logísticamente es la mejor alternativa. Pero, en cualquiera de los casos, ten en cuenta lo siguiente:

1.- Una boda navideña se beneficia del buen ambiente generalizado que se respira. La gente —salvo excepciones—parece de mejor humor y más predispuesta de lo normal a pasarlo bien.

2.- Como acabamos de mencionar, puede que la logística juegue a tu favor si celebras tu boda en Navidad, simplemente porque la gente tiene más tiempo libre. Es cierto que esto depende mucho de cómo coincidan los días festivos, pero es desde luego un factor a tener en cuenta.

3.- Aunque cada vez se casan más parejas en Navidad, todavía no es lo más habitual, haciendo que tu ceremonia sea especial. Si a ello le sumas el buen humor que la Navidad parece infundir en todos nosotros, vuestro día será único y muy difícil de olvidar.

4.- Y, por último, llegamos a la decoración de tu boda navideña. Porque reconozcámoslo, la propia Navidad es temática suficiente para la decoración y los adornos, pero ello no te obliga a seguir a rajatabla los cánones habituales. Por ejemplo:

  • Aunque el rojo parezca de uso obligado, tampoco tienes por qué abusar. Si ha de estar presente, pueden ser sólo unas pinceladas, en las servilletas, en los centros de mesa o en alguno de los detalles para los invitados.
  • Las velas pueden dar mucho juego como adorno en una boda navideña, ayudando a crear un ambiente muy propio. Pero se trata de que la Navidad no fagocite al matrimonio y de que exista equilibrio entre ambos acontecimientos. No exageres.
  • Los blancos, los plateados, los dorados, los bronces y los cobres son también muy navideños, y apropiadísimos para tu boda. Puedes hacer infinitas combinaciones con los centros de mesa, las flores, la vajilla y los adornos, hasta dar con el conjunto perfecto. ¡El único límite es tu propia creatividad!

Terminamos este post haciendo hincapié en que la elegancia debe primar en tu boda navideña. Y si has de ser sutil en lo que se refiere a la decoración, todavía más sutil debes ser en tu vestido de boda. Por supuesto que depende mucho de tu talante y de tu espíritu festivo, pero bastantes ornamentos hay a nuestro alrededor durante el mes de diciembre como para que nosotras mismas nos convirtamos en escaparates navideños. Si has de usar el rojo, hazlo sabiamente. Una pincelada aquí o allá es suficiente, bien sea en nuestras uñas, en el tocado para el pelo o, por qué no, en unos fantásticos Kiara Red de Badgley Mischka…¿Te atreves?

¡¡Y feliz Navidad!!

0 Comentarios

Dejar una respuesta